El caso Lima: Nuevo centro de megaconciertos

Citation
, XML
Authors
Lima (Perú) se ha convertido en el nuevo destino latinoamericano para los grandes grupos musicales, y esto se ha sentido con más fuerza desde el 2009 que acogió más de 65 conciertos, que representaron ventas por más de $ 25 millones de dólares, de bandas como Oasis, Jonas Brothers, Depeche Mode, Kiss, The Killers, Pet Shop Boys y Iron Maiden. Esto a raíz de un recorte de impuestos que se aprobó en el 2007.

Perú es el país de mayor crecimiento económico de América Latina. Eso significa que al favorecer la inversión, las empresas y el empleo (en ese orden), los peruanos pueden acumular capital lo que les ha permitido en sólo tres años (2006 a 2009) reducir la pobreza del 50% al 36%. Lima, una ciudad que antes fue símbolo de decadencia, se moderniza de a poco gracias a este crecimiento y crece la aspiración de sentirse más integrada al mundo, especialmente entre los más jóvenes.

En ese contexto aparecieron las demandas de productoras, músicos y grupos de fans de cambiar la situación de aislamiento de Lima referente a espectáculos. Lima tenía una cuota exagerada de permisos e impuestos que se habían acumulado a lo largo de los años y que convertían en un reto peligroso traer a cualquier artista . Ante esto surge la iniciativa de Luciana León, una joven legisladora de Lima, de promover ante el Congreso su proyecto de Ley de Reduccion de Impuestos a los Espectáculos de más del 50%, pero que casi fue archivado.

Vídeo de YouTube
“Gracias a la Ley de Reduccion de Impuestos a los Espectáculos, el Perú se ha convertido en sede de grandes espectaculos.”

Concierto de KISS en Lima en abril de 2009

Al principio los fans del rock, le daban su apoyo moral pero nadie hacía visible la demanda del público, sin embargo con el liderazgo de algunas personas hartas de viajar a Santiago de Chile para ver las giras internacionales y a través de mails y foros de Internet se organiza la denominada “Marcha Pacífica tipo Parada Musical frente al Congreso de la República para demandar la rebaja de las impuestos sobre los espectaculos musicales” primero que nada debía ser en tono festivo convocando a artistas de todos los generos, promotores de espectaculos, empresas de seguridad, fans, y todo aquel que este relacionado con la industria musical, en la que se llevarían globos, serpentinas, bandas de música, cartelones alusivos. En una protesta diferente para presionar al Congreso y llamar la atención de la opinión pública sobre el tema.

Al final la ley fue aprobada al final de 2007 y sus efectos positivos fueron inmediatos. Actualmente la legisladora y la plataforma ciudadana que movió la reducción de impuestos a los eventos prepara otro proyecto la “Ley de Mecenazgo Cultural” por la cual los auspicios otorgados por empresas privadas para eventos y proyectos culturales independientes (como películas, foros, teatro, exposiciones, etc) serían canjeadas por exoneraciones de los impuestos que el fisco obliga a pagar a las empresas.